Alimento para el alma

La espiritualidad es un tema que cada persona aborda a su manera. Cada una tiene sus propias ideas sobre cómo llevar una vida espiritual y en algún momento seguramente nos planteamos si algunas creencias, hábitos o normas simplemente ya no resuenan con nosotras.

Con el tiempo he aprendido que espiritualidad es tu conexión y crecimiento con una fuerza superior (el universo, la divinidad, la naturaleza, el destino, las fuerzas invisibles, etc.), con los demás seres y lo mas importante, contigo misma.

La espiritualidad nos permite desarrollar una actitud de confianza, resistencia y seguridad ante la vida. Nos da las herramientas para creer en un propósito profundo y nos conecta con nuestra fuerza interior.

Cada quien encuentra su camino espiritual; yo he encontrado en el yoga una herramienta que me ayuda a armonizarme con esa fuerza divina, la naturaleza y conmigo misma. Cuando empece a escuchar y comprender de mano de mi Maestro la enseñanza profunda del yoga, las abracé como parte de mi guía hacia un crecimiento espiritual.

“Somos seres espirituales teniendo una experiencia humana” decía T. de Chardin, necesitamos nutrir nuestra espiritualidad todos los días para encontrar nuestro equilibrio y vivir una vida más plena, tranquila y feliz.

Para mantener ese equilibrio en nuestras vidas hay que nutrir adecuadamente el cuerpo con una buena alimentación e hidratación, una adecuada respiración, descanso, y actividad física. Cuidar la mente, limpiarla igual que limpiamos nuestro cuerpo y nutrirla por medio de la meditación, los pensamientos y emociones positivas, los sentidos, el diálogo interno; y nutrir el Alma por medio de la entrega (sraddha), las acciones (kriya, karma) y pensamientos que implementamos todos los días.

El yoga te va enseñando que tus buenos pensamientos, palabras y acciones nutren tu espíritu, te traen abundancia y plenitud acercándote a esa unión con el Universo, con Dios, la Naturaleza y los Seres vivientes.

Todos somos diferentes, tenemos nuestros propios ritmos y lecciones y es difícil explicar con palabras la magnitud de un viaje de despertar espiritual. De cómo eres capaz de elegir lo que es adecuado para tu cuerpo, cómo puedes encontrar la paz interior, incluso cuando los pensamientos y las emociones son abrumadoras o las situaciones son extremas.

En mi caso, el estudio y practica de yoga y advaita vedanta me ha hecho mucho más serena, centrada y conectada a mi misma a través de la intuición y al Dios/a de la vida, espíritu infinito.

Por todo ello…

A todas las personas que se atreven a pensar de manera diferente, a los espíritus libres, a las almas sensibles, a todas aquellas que se preocupan tanto por nuestro mundo, que duele:

Sé lo difícil que puede ser sentir todo tan fuerte, ser tan diferente de tu entorno.

Empezar a ver las cosas diferentes a como las ve la sociedad.

Sintonizar.

Requiere de fortaleza el empezar a escuchar a tu propio corazón.

Pocas personas dicen que en este viaje del ser, te enfrentarás a tus oscuridades y miedos más profundos. Y que la transformación viene con muchos momentos de intimidad y muchas lágrimas, pero ese caos es solo un reordenamiento.

Pero nuestra mayor fortaleza es darnos cuenta de que no estamos solas, que muchas personas estamos juntas en esto y que tenemos poder real. Sigue adelante, abre, cuida, comparte este mensaje, comparte quién eres.

Escucha esa llamada. En la vida todo llega a su debido momento.

No estas sola, solo. La existencia te ama y está a tu lado guiando tus pasos con amor y cuidado. Ocúpate de ti, respeta el deseo de tu alma, alimenta tu espiritualidad.

Encuentra Eso que llena de gozo tu corazón y aliméntalo. Verás que tu vida será mejor.

Mucho amor,

Kalyana

“Yoga es el viaje del ser a través del ser y hacia el ser”

Bhagavad Gita

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario