Cómo aprovechar más tus clases particulares

Cada persona es única y merece ser enseñada de una manera diferente, y esto sólo es posible en un sistema en el que la instrucción se entrega de forma individual, aunque sea en el mismo ambiente de clase, como en la practica de asthanga yoga estilo mysore.

Ahora bien, si ya has dado el paso y vas a comenzar tus clases con la orientación personal que te mereces, ¡enhorabuena, has decidido invertir en ti!.

Si te interesa saber cómo sacar el máximo beneficio de tus clases sigue leyendo.

Aquí te doy 10 tips para aprovechar 100%  tus clases particulares de yoga:

1. Dedica tiempo para hablar con tu profesora

Apúntate las preguntas y comentarios que te vayan surgiendo durante la semana. Mantén una comunicación personal abierta y sincera. Pregunta, pregunta y pregunta, para que puedas recorrer el camino hacia las respuestas que necesitas, y dar el siguiente paso.

2. Haz tu mejor esfuerzo por practicar por la mañana temprano

Crearás un hábito saludable, desarrollarás tu fuerza de voluntad, priorizarás en tu inversión personal, mejorarás tus hábitos de sueño y cena, tendrás un día lleno de vitalidad con una mente calmada.

3. Bebe un vaso de agua templada

Si quieres, mejor con jengibre y limón 30 minutos antes de tu clase programada. Tu prana (energía) se moverá mejor, lubricarás las articulaciones y despertarás mente y cuerpo.

4. Dúchate antes

Si puedes, lo mejor sería ducharte antes, así te revitalizarás y tonificarás tus músculos  Trata de no beber ni ducharte hasta al menos 15-30 minutos después de tu práctica, para que agni, el fuego interno que has despertado con tu practica siga activo, eliminando toxinas.

“El agua fría apaga el agni, es veneno para el cuerpo, el agua tibia es como el néctar” (Gangamata Goswamini)

5. Practica en ayunas

Y después des-ayuna conscientemente. Si practicas por la tarde, procura no haber comido nada al menos 90 minutos antes.

“No hay ninguna posibilidad de convertirse en yogui, ¡oh, Arjuna!, si se come demasiado o se come muy poco, ni si se duerme demasiado o no se duerme lo suficiente” (BG 6.16)

Ayunar es una forma de aligerar cuerpo y mente, preservando toda tu energía para la actividad que vas a hacer. Practicar yoga con el estómago lleno es realmente incómodo, pero si tú te sientes débil durante la práctica o tienes hambre, entonces toma algo ligero 30 minutos antes.

6. Procura alejarte de las distracciones

Como por ejemplo de tu teléfono móvil. ¿Obvio o no tanto?

7. Establece tu intención

Dedica tu práctica diaria. Ofrécela a un motivo puro, una persona, una virtud…De este modo le das un valor añadido a tu sadhana, una intención. En asthanga yoga, la intención está implícita en el mantra inicial y final, ¿verdad?

8. No luches, respira

La respiración es lo más importante de la practica de yoga, las posturas vienen y van. A veces tendemos a contener o agitar la respiración cuando nos concentramos o hacemos un esfuerzo. Cuando más desafiantes sean las posturas, más calma y atención en la respiración.

9. Céntrate en ti

No pongas el foco en tu profesora. No tienes que demostrarle nada a nadie.

10. Un mes de clases particulares

Dale una oportunidad a tu practica asistida durante al menos un mes. Es el tiempo mínimo para que tu nueva profe sintonice con tus posibilidades y necesidades, dándole tiempo para conocerte y estar en condiciones óptimas de ayudar y apoyarte. Ese tiempo es también para ti, para sentir si conectas con ella, su voz, sus indicaciones, ajustes, etc.

¡Buena práctica!

KD

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario