Cómo elevar tu vibración

elevar vibración espiritual

elevar vibración espiritual

 

Todas las personas estamos vibrando en una determinada frecuencia siempre y estamos rodeadas de las ondas y frecuencias que emite nuestro entorno. Todo emite una energía y, por lo tanto, una frecuencia vibratoria que si bien no vemos, si percibimos y nos afecta de manera constante. Absolutamente todo tiene frecuencia eléctrica y energía vibratoria.

Todas las personas podemos aumentar nuestra vibración y cuando cambias tu vibración cambias tu experiencia del mundo por completo.

¿En qué frecuencia quieres resonar?

Existen varias maneras de aumentar la frecuencia de vibración. Desde pequeños cambios de estilo de vida a emprender verdaderos procesos de expansión de la consciencia que te permitan explorar, utilizar y conectar con la realidad que quieres vivir, más allá de las circunstancias en las que tu vida pueda estar manifestándose en este momento.

No es posible experimentar en la frecuencia “A” lo que se encuentra vibrando en la frecuencia “B”. Así, sólo eres capaz de experimentar aquello que está en la misma frecuencia en la que está tu consciencia. Si te mantienes en la misma frecuencia seguirás encontrándote más de lo mismo. Pero al elevar tu consciencia elevas tu vibración. Es un proceso práctico y así tu frecuencia cambia, y con ello cambia la realidad en la que te mueves.

 

Un poco de ciencia

Hoy en día los físicos hablan sobre la importancia de la vibración como un principio unificador fundamental pero ya antes del siglo 9 en nuestra era, algunas tradiciones filosóficas como el shivaísmo de Cachemira ya menciona la vibración como el fundamento de todo el universo sosteniendo que la existencia no es más que la vibración de la conciencia divina. 

Los científicos han descubierto que todo lo que existe en el universo está formado por una serie de partículas muy pequeñas llamadas quarks y electrones que están vibrando continuamente, comportándose como ondas. Todo el universo son ondas y cada una tiene su frecuencia de vibración particular.

Como parte del universo, los seres humanos somos en un nivel profundo ondas y como tal tenemos una frecuencia de vibración.

 vibración ondas

Toda la materia, reducida a la menor unidad posible, no es más que una onda energética vibrando a una frecuencia muy particular que le confiere unas características determinadas que son percibidas a nuestros ojos bajo una forma determinada. Más allá de la información que capta el ojo  y el cerebro la procesa, sabemos que todo es energía.
 
La energía tiene la capacidad de expresarse de infinitas formas, y esta expresión se logra  a través de las diferentes frecuencias de vibración que la energía va adoptando.

La frecuencia de vibración es una característica asociada a las ondas y que mide su velocidad de oscilación. Indica la cantidad de ciclos (las veces que la onda sube y baja) en una unidad de tiempo, habitualmente en un segundo.

La frecuencia mide entonces la velocidad de dicha oscilación. Cuanto mayor es la frecuencia más rápido vibra la onda; y cuanto menor es la frecuencia, más lenta es la vibración.

Las frecuencias altas son mas deseables por dos motivos:

1º Cuanto mayor es la frecuencia de una onda mayor es su creatividad, es decir, mayor capacidad de creación, riqueza y diversidad.

El universo está vibrando y esa vibración crea formas nuevas. Una onda de frecuencia alta (con varios picos) más formas puede crear. Esto es aplicable al ser humano.

2º Cuanto mayor es la frecuencia de una onda mayor es su nivel de conciencia (fuerza primaria de todo).

 Longitud de onda Vibración

Conviene saber que una longitud de onda es la distancia entre dos picos de un ciclo de onda. Cuando menor es la frecuencia de una onda mayor es su longitud de onda porque tarda mas tiempo en volver al mismo punto del ciclo. Las ondas solo pueden percibir un objeto en su camino que sea mayor que su longitud de onda. Así las ondas que tienen una frecuencia mayor pueden percibir objetos menores, aspectos mas sutiles de la realidad al producirse una perturbación en su oscilación que de otro modo pasaría desapercibida. Cuanto mayor es nuestra frecuencia interna más capacidad tenemos que percibir aspectos más sutiles de la realidad, nos hacemos más sensibles a nuestro entorno. Somos capaces de percibir más y mejor la realidad.

Aumentar nuestra frecuencia de vibración marca el camino de la evolución y la expansión de la conciencia.

Nikola Tesla dijo: ” Si quieres entender el Universo piensa en energía, frecuencia y vibración” y es que todo lo que existe en la creación es pura energía que se manifiesta a través de la vibración armónica de la luz y del sonido. 

 

Podemos pensar en las partículas como en ondas de energía, literalmente vibraciones de energía. Y eso nos hace pensar que algo que parece sólido y permanente en realidad es algo que puede cambiar y sanar. Desde hace tiempo la palabra espíritu eran las fuerzas invisibles que tenían influencia en el mundo físico. La física cuántica (1925) nos lleva de vuelta a un tiempo en el que esas fuerzas invisibles que la medicina occidental había descartado son las fuerzas primarias que lo controlan todo. Esas fuerzas incluyen la mente y la consciencia. El pensamiento es la energía invisible de la mente.

Muchas de las cosas que parecen puramente físicas son espacio vacío, como el interior de los átomos. Esta realidad que creemos que podemos ver, tocar y sentir como algo tangible no es tan simple ni sólida. Nuestra realidad es “energía, frecuencia y vibración”

Los antiguos maestros y sabios te dirían que este mundo es una ilusión (māyā, ‘lo aparente’ que te oculta lo Real), nada es real. La ilusión está directamente influenciada por nuestros pensamientos y sentimientos que emite una frecuencia vibratoria y crea lo que experimentamos.

 Vida y Realidad

En este sentido, la vida y la realidad son dos cosas distintas. La vida es la consciencia de tu existencia. Manifestándose, expresándose y mostrándose en el espacio de la consciencia espiritual que eres.

La realidad, es la experiencia que tienes de la vida. Es la manera particular en la que vives tu existir. Es la mirada de la vida desde una perspectiva particular.

Curiosamente, hemos aprendido a creer que el juego de nuestro existir tiene que ver con “la vida”. Con lo que aparece: circunstancias, personajes, pensamientos, emociones. Y con lo que desaparece y se desvanece.

Hemos creído que nuestra existencia, y muy especialmente, la calidad de nuestro existir (si somos felices o miserables), depende de “la vida” y la forma en que se muestra, dando por sentado que nuestra felicidad y bienestar son experiencias condicionadas a las circunstancias. Sin embargo el mundo de māyā cambia continuamente, porque el juego divino (lila) es un juego rítmico y dinámico.

La vibración tiene tanto que ver con la vida como con tu realidad. Tanto eso que eres (o permites ser) como eso que creas desde tu mirada y creencias. 

Igual que no se puede hablar de existencia sin hablar de vida y de realidad, no se puede hablar de vibración sin hablar de consciencia.

Cuando haces consciente lo inconsciente se produce un cambio de percepción que lleva implícita una transformación interna. Por lo tanto hay un salto en tu nivel de conciencia que hace que cambie tu estado vibracional.

 

Aumentar vibración conciencia resonancia 

Aquí comparto contigo TRES ESPACIOS DE CONSCIENCIA para elevar tu vibración. Para explorar, utilizar y  conectar con la realidad que quieres vivir, más allá de las circunstancias en las que tu vida pueda estar manifestándose en este momento.

1/ Libertad:

Detrás y sobre todo pensamiento, emoción, circunstancia, reto, problema, desafío, persona, dolor, enfermedad, muerte… está el espacio libre de la Consciencia que eres.

Una presencia que es eterna. Y que en ese sentido, el de la trascendencia de tu Consciencia, también es libre de la temporalidad de la vida y sus circunstancias.

Desde ahí, desde tu esencia, desde tu naturaleza, eres elevada vibración, eres Libre y plena.

También eres libre para escoger hacia dónde dirigir tu atención. En qué enfocarte. A qué darle tu energía.

Ten pensamientos elevados, cultiva emociones ecuánimes, actúa desde el centro de tu ser. Sólo tu estado de ser —tu actitud vibracional ante la vida— es lo que importa. Lo que crea. Lo que transciende.

«Que sepas que no puedes cambiar el mundo que ves, pero con que cambies un sólo pensamiento tuyo, cambiará tu universo» Albert Einstein

2/ Apertura

Reconocerte y evidenciarte como el Ser libre que eres, eso es apertura. La apertura para elegir el estado de ser desde el que quieres vibrar y experimentarte.

Abrirse al poder de aquello que se siente más tú. Aquello que está alineado con tu Alma.

Y la apertura al presente. La consciencia que realmente eres siempre está aquí y ahora.

La verdadera apertura está en el despertar a la absoluta libertad de ti como Consciencia, y escoger desde ahí la realidad que quieres experimentar independientemente de tus circunstancias…

En la medida que nos despertamos al trance de creernos el contenido de nuestra mente y de estar al efecto de las circunstancias en nuestra vida, iniciamos el proceso de apertura y nuestra consciencia se expande.

3/ Alineación

La Existencia existe para experimentarse a sí misma. Y tú, como expresión individualizada del Todo, eres la manifestación de ese impulso primordial. Eres el fractal de la Existencia, queriendo experimentarse a si misma en plenitud.

Y en la medida que usas el reconocimiento de tu libertad, tu apertura, tu entrega y poder para alinearte con tu alma, con los susurros de tu Ser, a la verdad de tu corazón, te haces eco de tu energía primordial, tu vibración primordial.

Lo que solemos llamar felicidad, dicha, plenitud, entusiasmo, pasión, amor, paz… son todas expresiones de un fenómeno: la alineación con lo que tu Ser interior sabe y Es. Lo que tu alma quiere para sí.

En contraparte, las llamadas emociones negativas –depresión, rabia, miedo, desesperanza, celos, odio– no son más que señales energéticas indicando que en ese momento estás relacionándote con la existencia desde la perspectiva de una creencia que contradice tu sabiduría espiritual y la verdad de tu Ser.

Cuando resuenas con algo es que estás alineada con la vibración de la consciencia de tu verdadero Ser: si el pensamiento, idea, significado, creencia o experiencia que ahora tienes es de la misma frecuencia que la frecuencia de tu esencia y naturaleza espiritual, tu consciencia humana comienza a vibrar.

Ya que eres esencialmente libre y conoces tu potencial de apertura, utilízalo para alinearte a la vibración y perspectiva de tu Ser.

Libertad. Apertura. Alineación.

Reconociendo y conectando con estos elementos podrás vivir más en la realidad que, desde la totalidad de tu Ser, realmente quieres vivir y desde donde deseas vibrar.

Y como mencionaba al principio, existen también otros pequeños cambios de estilo de vida que se pueden hacer cada día, que te permitan ir abriendo esos espacios para expandir la consciencia:

  • Come alimentos vivos, de alta frecuencia
  • Utiliza aceites esenciales
  • Agradece
  • Pensamientos positivos
  • Utiliza cristales
  • Rodéate de gente elevada
  • Bebe agua
  • Respira profundamente
  • Mueve tu cuerpo
  • Medita
  • Practica actos de bondad
  • Observa la belleza natural que te rodea: sal a la naturaleza, caminar descalza
  • Presta atención a la intuición

 

Mucho amor y vibraciones elevadas

Kalyana

 

 

Referencias bibliográficas:

(Estudio) ¿Podría la conciencia bajar a la forma en que vibran las cosas?. Jonathan Schooler y Tam Hunt. Universidad de California.

(Estudio) Stuart Hameroff, Roger Penrose. Consciousness in the universe: A review of the ‘Orch OR’ theory. Physics of Life Reviews (2013).

(Libro) Eres vibración. Robin Openshaw.

(Libro) Entra en frecuencia. El poder de la vibración personal. Panney Peirce

( Libro) Energía: tu poder. Gaby Vargas.

(Web) El Poder de Ser. Evelyn Mezquita y Leo Alcalá.

(Web) Sube de vibración tu conciencia. Joe Dispenza

(Web) Buenas vibraciones y malas vibraciones. Bruce Lipton.

 

 Para saber más:

→ La ciencia detrás de la aromaterapia: link

→ Frecuencias de los aceites esenciales: link

→ Alimentos que aumentan tu frecuencia vibratoria: link

→ Cómo utilizar cristales: libro

 

 

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario