Equilibrando los opuestos

“Cuando una mujer esconde o favorece demasiado

una de sus facetas,

vive una existencia muy desequilibrada

que le impide el acceso a todo su poder”

(Clarissa Pinkola,

Mujeres que corren con los lobos)

Hace un tiempo me di cuenta al mirarme en el espejo que mi ojo derecho estaba muy diferente a mi ojo izquierdo. Estaba raro, más pequeño y asimétrico y aunque se pasó en unos días me desconcertó y me ha hecho investigar y reflexionar acerca del equilibrio entre el lado derecho e izquierdo del cuerpo y su significado yóguico en cuanto al equilibrio del par de opuestos, que lógicamente no son contrarios sino complementarios: yin-yang, femenino-masculino, luna-sol, izquierda-derecha, sistema nervioso parasimpático-sistema nervioso simpático, sukham-sthira.

Científicamente se sabe que la mitad izquierda de nuestro cerebro esta especializada en el pensamiento lógico y en reconocer detalles, mientras que la mitad derecha es responsable de la creatividad y de la percepción intuitiva. El hemisferio derecho del cerebro está en conexión directa con el corazón, con la parte más creativa, intuitiva y sensitiva ¿Por qué no buscar el equilibrio entre ambos?

El yoga nos enseña que el lado derecho del cuerpo está relacionado con pingala nadi (canal energético en la fosa nasal derecha), el flujo solar, con la energía yang, masculina manifestada en mujeres y hombres con la parte analítica, racional, material, lógica y publica. Por su parte el lado izquierdo está relacionado con ida nadi (canal energetico en la fosa nasal izquierda), los flujos lunares, con la energía yin, femenina, con la parte creativa, intuitiva, sensible, emocional, privada.

Y siguiendo con mi ojo derecho, al final fui al médico. La joven oculista se quedó ojiplática cuando le pregunté si la dismetría pudiera ser porque practicaba mal nasagra drishti (mirada a la punta de la nariz) cada día durante mi práctica de yoga. ¿Pero…para qué haces eso?- me preguntaba ella casi asustada – lo hago para concentrarme – le contesté-  El caso es que tras varias pruebas ella no veía tal dismetría y me dijo que tenía una visión de casi el 100%, pero aceptó que igual yo me notaba el ojo diferente por una cuestión emocional.

Al volver a casa, pasé por la biblioweb y di con un libro interesante sobre el arte chino de la interpretación del rostro (Mian Xiang) que explicaba:

“Si el lado asimétrico es el derecho se interpreta como que una persona esconde emociones y sentimientos; pero si es el lado izquierdo se interpreta como alguien que esconde intenciones o aspectos de su carácter (…) puede ser un desequilibrio yin yang (…) los ojos se asocian con los sentimientos, el mentón, con el carácter, los pómulos con los impulsos, la nariz con la riqueza, la barbilla con la decisión y el poder, las orejas con la fortaleza”

Ahora que tengo una pista sobre lo que puede significar esta asimetría eventual ¿qué puedo hacer? Pues este libro ofrece actividades, colores y alimentos. Pero también se puede equilibrar con la práctica de yoga ¿verdad?

Por ejemplo, en la práctica de asthanga yoga siempre empezamos con la pierna (o lado) derecha y en mi cabeza cuadrada es a lo que me he acostumbrado, sin embargo cuando recibía mis primeras clases como alumna de hatha yoga, la profesora siempre empezaba por la izquierda y a mi me gustaba, porque era ceder el control de mi lado derecho, fuerte, masculino, dominante.

Y me planteo, ¿por qué se empieza con la derecha en la tradición del asthanga vinyasa yoga? Pues bien, el yoga es originario de la India, y parte de la cultura y la forma de vida de este país se mezclan con esta ancestral práctica donde el concepto de polaridad y equilibrio entre el par de opuestos es vital Y en la India, es costumbre que las actividades diarias se comienzan con el lado derecho, que está considerado más favorable. En los rituales hindús como en el pradakshina siempre se comienza el movimiento alrededor de lugares sagrados a favor de las agujas del reloj. Si un hindú hace una ofrenda con la mano izquierda o saluda con la mano izquierda está mal visto. Por otro lado, el símbolo hindú swastika (símbolo de felicidad), gira también en sentido derecho, mientras que el que copió Hitler gira en el otro sentido. Uhmmm…¡Energías opuestas implican efectos opuestos!

1e0d83_1c1eaea42f844160b1616458bd526f09

Templo Hindú en India

Todo esto puede que haya influido en comenzar la práctica de yoga con la derecha y después con la izquierda para equilibrar. Pienso que, empezar por la derecha o la izquierda no debe convertirse en un hábito inconsciente o automático. Y poner atención en lo que ocurre en nuestro lado derecho e izquierdo del cuerpo nos puede ayudar a mantener el equilibrio e incluso a favorecer la ecuanimidad.

Durante mi práctica también he podido aprender que mi lado izquierdo, que es un espejo de mis emociones, es mucho más flexible, pero si no lo trato con sensibilidad tiende a resentirse y lesionarse más que mi lado derecho, que es más fuerte y resistente, pero también más rígido. Además es mi lado que más lesiones ha soportado (tendinitis en el hombro, lesión en el isquio, dolor estacional en la rodilla) Y más recientemente he comprobado en mi misma que las emociones se reflejan también en nuestro rostro como las ondas y turbulencias que provoca una pequeña piedra en un plácido estanque.

Entonces ¿qué hacer? 

Creo que está bien equilibrar los desequilibrios. Por eso es muy interesante observar por ejemplo en qué lado mantienes mejor el equilibrio en utthita hasta padangusthasana, cuál es tu lado más flexible o con mejor capacidad de torsión en por ejemplo parsvakonasana B, o qué mano pones por encima en prasarita C, porque da pistas sobre si necesitas equilibrar tu parte racional o la emocional. Es interesante atender a en qué lado del cuerpo hay una lesión porque al darse cuenta de hacia donde mira ese dolor podemos aprender que nos quiere enseñar. En la práctica de asthanga, el mismo Pattabhi Jois recomendaba mantener más respiraciones una determinada postura para abrir y equilibrar una zona rígida o conflictiva, enfatizando así el carácter terapéutico más sutil de la primera serie.

Pero para corregir esos desequilibrios no basta con la máxima “escucha tu cuerpo”. Para mi eso se queda un poco corto y manido. Si, sé inteligente y Escucha tu cuerpo, pero haz una Escucha sensible y como dice E. Corberá una escucha biológica y no psicológica. Pues una tiene que conocerse muy bien para escucharse con el corazón y no con el ego y equilibrar las circunstancias con las necesidades.

Se necesita un estado de quietud mental que es la que nos permitirá sentir nuestro cuerpo en su plenitud, reconocer la voz del alma  y diferenciar lo que creemos y lo que en realidad necesitamos, al poner nuestra atención en lo que nos quiere enseñar un desequilibrio en nuestro cuerpo.

De este modo si podremos diferenciar si deberíamos comenzar un asana por la izquierda o por la derecha, o mantener más tiempo una postura en el lado derecho o izquierdo para equilibrar.

La misma palabra hatha (yoga) se refiere al equilibrio de los opuestos. Ha es el sol, o la energía masculina, y tha es la luna, o la energía femenina. La intención original de hatha yoga era perfeccionar el equilibrio de los opuestos dentro de cada individuo. Y este equilibrio sólo puede encontrarse mediante el cumplimiento de los principios básicos de asana.

El sutra II.46 dice:

स्थिरसुखमासनम्

sthira-sukham-āsanam

Los asanas deben ser firmes y confortables

Este aforismo rige cada postura, y aunque en principio se refiere a las posturas para meditación, también lo podemos aplicar a todas las demás. Para lograr ambas cualidades (poco a poco, con mucha practica, con paciencia) es imprescindible sentir el equilibrio al que se refiere este sutra dentro del propio cuerpo. Y ahora me refiero a un equilibrio en el sentido de las fuerzas tangibles en el trabajo corporal.

Así que con el equilibrio del cuerpo como nuestro objetivo, tengo que recordarte la importancia del core o núcleo. En el mundo deportivo se entiende el core como el abdomen transverso o la región abdominal inferior (profunda). Pero algo que he aprendido del gran Leslie Kaminoff es que el core es el que está más cerca del hueso. Se trata de todo el cuerpo.

Para conectar con el core, suelo explicarlo en mi clases como “la activación de la línea media” ya que es algo accesible, y sobretodo porque proporciona estabilidad (sthira).

Y si, estás pensando acertadamente, esto es activar (bien) los bandhas.

Equilibrando con los bandhas los tres diafragmas: pélvico, respiratorio y vocalico, se crea más sthira (estabilidad), pero ¿no te ha pasado que puedes mantener una postura firme y estable pero eso de cómoda, ufff y ufffff?

Algunas personas pueden pensar que la postura debe ser simplemente cómoda, pero esto es incorrecto ya que sino “se tratarían de asanas de placer (bhogasanas), no de yogasanas” como advierte Iyengar Ambas cualidades han de estar presentes y en equilibrio. Otros yoguis como Ronald Steiner entienden que la postura debe ser un equilibrio entre hard y soft, además de relajada para que sea cómoda. ¿Que piensas tú? ¿Cómo trabajas el equilibrio en tu práctica y en tu vida?

Balance is the key!

Según Swami Satchitananda, Patanjali explica en este aforismo que la combinación de sthira y sukham crea un estado de equilibrio (sattva). Y al hablar de equilibrio es ineludible al menos mencionar upeksha, la ecuanimidad. La comprensión de upeksha como ecuanimidad subraya la importancia del equilibrio. Buscar el equilibrio interior (mente-corazón) frente a la reactividad cotidiana.

Para lograr este equilibrio interno, hay que explorar y practicar mucho hasta cosechar los beneficios descritos en el sutra II.48 que se aplican a asana:

ततो द्वङ्द्वानभिघातः

tato dvaṅdva-an-abhighātaḥ

Conquistada la postura, los pares de opuestos (las dualidades, dicotomías) no disturban. (Swami Vishnu Devananda, adaptado)

El yogui o yoguini no se ve afectada por el juego de la dualidad. Las influencias mundanas no le afectan y lo infinito se revela.

La simplicidad del equilibrio del par de opuestos trae una recompensa tan extraordinaria…

¡Que pases un feliz y equilibrado día!

KD

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario