¿Qué es lo que de verdad importa?

¿Qué importa REALMENTE en la vida?

Me lo he estado preguntando mucho últimamente.

Es en los momentos de conexión interior, de meditación, (o tras un palo muy gordo) cuando te das cuenta de lo que de verdad importa. Entonces puedes ver con mayor claridad.

Intenta, por un momento, notar todo lo que está sucediendo a tu alrededor ahora mismo.

Cada latido del corazón

Cada respiración

Cada pensamiento

Cada emoción

Cada ruido

Cada sensación

Cada pequeño detalle

Ahora piensa en todo lo que está sucediendo en todo el universo ahora mismo. Todo está sucediendo a la vez, es como si la vida fuera una orquesta infinita que tocara billones de notas en perfecta armonía, ¡y todo al mismo tiempo!

Y en esta sinfonía, cada nota tiene su lugar, cada nota tiene su propósito; Notas felices, notas dolorosas, notas esperanzadas, notas vulnerables, todas son parte de esto, todas trabajan juntas para hacer la música. Para hacer la VIDA.

Entonces, ¿qué importa realmente en la vida?

Concentramos nuestra energía en notas tan específicas e impermanentes… en la belleza que se desvanece, en el dinero que va y viene, en creencias e ideas que cambian todo el tiempo. Cuando lo que realmente importa es aprender a escuchar la música, a moverse en armonía con cada nota, a bailar a nuestro propio ritmo interno.

Todo lo demás son instrumentos para jugar (lila), una manera de celebrar, una forma de aprender, pero sobre todo, una forma de experimentar nuestra relación personal con la vida.

Según la Enseñanza del Vedanta el sentido de la vida es simple, Experimentar y Realizarse. La creación tiene dos funciones según el Shankya: A. experimentar la dualidad, disfrutar la unión amorosa de Purusha y Prakriti. B. Para realizarse.

La primera sin la segunda conduce a la experiencia del amor dualista: tanto éxtasis como frustración, tanto gozo como dolor, tanto plenitud como soledad. La segunda opción abraza la primera: la unión amorosa de Purusha y Prakriti cósmica y particular, desde tu manifestación individual (cuerpo-mente, individuo) y sus relaciones. No hay dualidad. No hay segunda y primera desde la realización. No hay Purusha y Prakriti desde la Consciencia pura.

Dejando a un lado la Realización última, la vida es simplemente vivirla, toda ella, el placer y el dolor, el éxito y el fracaso, la belleza y… es experimentar verdaderamente cada pequeño momento con consciencia plena.

Al practicar esto, he notado en mi camino personal que en esta “pérdida” de significado compensa con la oportunidad. Porque al vivir plenamente y no huir de la realidad, tenemos la oportunidad de descubrir lo que nos hace felices a largo plazo.

¿Es puramente el dinero, el status y el cuidar nuestros propios intereses? ¿O hacer algo que amamos apasionadamente, siendo amables unos con otros y cuidando el bien mayor?. Cuando sabes lo que de verdad importa puedes poner tu energía y talento a disposición de un bien mayor.

Así que quizá en vez de buscar “el sentido de la vida”, sería mejor esforzarnos por descubrir lo que es más significativo en nuestras vidas.

Viviendo, sintiendo y actúando desde el centro de nuestro propio Ser, disfrutando de la vida plenamente.

Prueba esto ahora:

Toma tres respiraciones profundas.

Imagina que la mente es un gran cielo azul, brillante, lleno de luz; un lugar tranquilo. Y te sientes muy bien. Pero de repente llega una nube gris, un pensamiento que te cuenta esto y lo otro, te preocupa y te genera intranquilidad. Lo observas sin hacerle caso y lo dejas ir. Y vuelves al cielo azul, a la paz y al silencio; a ese lugar donde te encuentras bien. Y quizás pronto llega otra nube cargada de palabras, imágenes, obligaciones o sensaciones de cualquier tipo; pero tampoco te pones a charlar con esos pensamientos: observas la nube y la dejas ir”.

Recuerda que cada nube, cada pensamiento, cada problema que afrontamos es una oportunidad que nos presenta la vida para desarrollar nuestros talentos innatos y despertar. ¿Estás lista, listo para cambiar tu mirada y ser feliz? ¿Qué es lo que de verdad importa para ti?

Mucho amor,

Kalyana

OM

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario