Qué significan los guerreros para mi

guerreroagradecido

guerreroagradecido

Los guerreros son una fuente de inspiración para mi, en la esterilla de yoga y fuera de ella.

Seguramente ya conoces estos asanas de yoga y has practicado diferentes variantes y secuencias. Eso es genial porque ya habrás experimentado lo poderosas que son externa e internamente y te apetecerá saber más sobre sus aspectos sutiles.

La secuencia de “La danza del guerrero” es: Virabhadrasana I, II, guerrero invertido y virabhadrasana III, aunque si vienes conmigo a clase de yoga dinámico verás que practicamos otras muchas secuencias que incluyen estas posturas.

Ya hay infinidad de sitios donde puedes leer sobre la alineación, beneficios, contraindicaciones, etc. y como en este blog prefiero ofrecerte un poco más inspiración que instrucción, aquí va mi aportación 🙂

La figura del guerrero quizá te recuerde a Arjuna en la Bhagavad Gita, sin embargo no muchos practicantes conocen el verdadero origen mitológico de las posturas:

El origen mitológico de las posturas de Virabhadrasana, el Guerrero I, II y III

Guarda relación con la obra Kumārasambhavam, poema épico de Kālidāsa, que se traduce como el nacimiento de Kumara, el hijo de Shiva y Sati. Una historia de amor, apego, orgullo, compasión y transformación. Las luces y sombras de todos los seres.

Shiva, el destructor, es considerado el dios más poderoso del panteón hindú y el dios de los yogis. La leyenda cuenta que Virabhadra surgió del sufrimiento de Shiva tras conocer la muerte de su esposa a manos de Daksha, su suegro.

Cuando Shiva se enteró de la muerte de Sati, se sumió en una profunda tristeza que acabó por transformarse en una gran ira. Se arrancó un mechón de su enmarañado cabello arrojándolo con toda su fuerza contra la tierra y de ahí dio forma al más terrible de los guerreros, Virabhadra y sus tres aspectos.

1ª Representación (Virabhadrasana I), Virabhadra aparece en el lugar donde encontrará a Daksha, emergiendo de la    tierra con una espada en cada mano.

2ª Representación (Virabhadrasana II), Virabhadra se mantiene equilibrado en el centro, observa a Daksha y establece su  blanco.

3ª Representación (Virabhadrasana III), Virabhadra se mueve con sutileza, junta ambas espadas al frente y decapita a  Daksha.

Pero Virabhadra no es un simple guerrero sediento de lucha y venganza. Al igual que Shiva, ambos destruyen para crear. Su verdadero enemigo es el ego. Al cortar la cabeza de Daksha, que representa el ego, Virabhadra nos ayuda a recordar que somos simples seres humanos en evolución continua.

Cuando Shiva encuentra el cuerpo sin cabeza de Daksha, el dolor que siente se convierte en compasión y colocándole una cabeza de cabra le devuelve a la vida. Sati también vuelve a la vida para encarnar a Parvati (otra diosa y esposa de Shiva)

La historia y la postura como metáfora

Cuando Virabhadra mata Daksha, se podría decir que el guerrero representa un aspecto del ser superior que se manifiesta para matar el ego humano, representado por Daksha. Entonces, cuando Shiva lleva Daksha vuelta a la vida, nos recuerda que el trabajo interior no es tan simple como la destrucción de las partes de nosotros/as mismos/as que no nos gustan. Cuando practicamos la compasión, suavizamos esas partes obstinadas y nocivas, quitándoles control, pero dándonos cuenta, aceptando e integrando cada parte de nuestra personalidad en pro de la evolución personal y espiritual.

Los guerreros nos enseñan a mantenernos firmes en nuestras esterillas, a respirar con calma en los momentos difíciles, a conectar con nuestro valor, perseverancia, compasión y empoderamiento que necesitaría cualquier guerrero/a 🙂

Cuando practicamos alguna de estas 3 versiones de Virabhadrasana, es como cultivar ese sentimiento del guerrero espiritual, que está preparado para la lucha, controla todo a su alrededor con su atención permanente y expandida y su mirada externa e interna que ve, percibe y siente todo lo que sucede en su entorno.

Durante el asana igualmente tratamos de tener esa atención en todo el cuerpo, también en lo que no vemos con los ojos, lo que sucede en la parte de atrás y nos expandimos en todas las direcciones con presencia y firmeza.

Del mismo modo cultivamos el equilibrio y la estabilidad interna y externamente en las condiciones más adversas. Así que la próxima vez que practiques los guerreros, te animo a que pruebes a imaginarte como un⁄a guerrero/a valiente y capaz, destinado/a a cumplir tu misión, sea la que sea, expresando tu fortaleza interna y determinación necesarias para enfrentarnos a las vicisitudes de la vida.

Me encanta incluir una secuencia de varios guerreros en mi práctica y en mis clases

Para cultivar ese darse cuenta de nuestra capacidad de ser personas atentas, despiertas y ecuánimes, enraizando lo que ha de enraizarse y abriendo lo que ha de abrirse. Lógicamente cada practicante puede y debe ajustar las posturas y los tiempos de permanencia en la secuencia.

Los guerreros ponen a prueba y estimulan nuestra fortaleza exterior e interior. El poder interior es esa fuerza que te impulsa a creer en ti, a escucharte, hacerte caso y a materializar en tu vida, con confianza, los deseos profundos de tu corazón.

Para mi es un momento para cultivar o potenciar aspectos concretos de la personalidad como presencia, determinación, firmeza, confianza, seguridad, poder, silencio interno, concentración, claridad mental-emocional, administración de la energía interna, coraje, dinamismo, entusiasmo. disciplina…

La disciplina del guerrero no es como la del soldado, no viene del exterior y nos dice qué hacer o no hacer, sino que viene del interior, es una disciplina consciente e interna. El guerrero no tiene el control sobre otras personas, sino sobre sí mismo.

“Los guerreros son impecables. Tienen un control absoluto sobre sus propias emociones, y por tanto, sobre su propio comportamiento” Miguel Ruíz en Los cuatro acuerdos

¿Qué otras cualidades percibes tú?

¿Qué te inspira durante la postura?

“Cultiva la actitud de una guerrera en la postura… Fuerza, determinación, valor… Eres capaz de afrontar lo que surja. Estás preparada”

“Cuerpo firme, respiración tranquila, mirada suave” 

“Haz todos los días, como en la postura, lo mejor que puedas”

“Sé un guerrero espiritual de la Verdad.

Vístete con la armadura del discernimiento.

Usa el escudo del desapasionamiento.

Sostén la bandera del Dharma.

Canta la canción de Soham o Sivoham.

Marcha audazmente con la música del Om, Om, Om, el Pranava Supremo.

Sopla la Caracola del coraje.

Aniquila a tus enemigos:

la duda,

la ignorancia,

la pasión

y el egoísmo

y entra en el Reino ilimitado y gozoso de Brahman LO SUPREMO.

Consigue la riqueza imperecedera del Atma.

Saborea la esencia inmortal divina.

Bebe el néctar de la Inmortalidad”

Sivananda

OM

Deseo que te haya gustado y te sirva para que tu práctica sea cada vez más inspiradora.

Namaste

Kalyana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario