Siguiendo mi intuición

“Deja la ciudad de tu comodidad y entra en el desierto de tu intuición, lo que descubrirás será tú mismo” Alan Alda

Seguir mi intuición ha cambiado verdaderamente mi vida. Es lo que me ha ayudado a vivir una vida tranquila y con significado para mi. Fue lo que me llevó a hacer cambios en mi alimentación, mi ocupación y la forma en que veo el mundo.

Cuanto más sigo mi intuición, más me siento como yo, y “yo” no siempre es serenidad y diversión, pero al seguir la intuición puedo tener esta increíble sensación de estar en casa en mi misma, e incluso durante las situaciones difíciles en la vida sentirme como una parte perfecta de ella. He aprendido que, incluso si me siento asustada y todo se siente mal, todavía es perfecto porque tengo todo lo que necesito ahora mismo para seguir creciendo y cada experiencia de la vida me enriquece.

Como profesora de yoga la intuición es también una gran aliada, me ayuda a sentir la energía y estado de los alumnos/as y conectar con lo que realmente necesitan. Antes de comenzar cada clase respiro profundo y calmada, conecto conscientemente con la luz de mi corazón y veo la luz de las personas que me acompañan. Soy rarita desde pequeña, ups, quería decir intuitiva, pero no siempre he hecho caso. Mi intuición ha estado dormida a veces y he visto como se debilitaba por no escucharla o temerla y con ella se apagaba mi creatividad y rasgaba mi sensibilidad.

Por eso quiero recordarte que aunque el intelecto tiene su utilidad, para lo mundano, el corazón está mas cerca de los misterios y posibilidades de esta vida humana.

“Hay una voz dentro de Ti que susurra durante todo el día…Siento que esto está bien para mi, sé que esto no lo está….

Ningún profesor, familiar, amigo, predicador o persona sabia, puede decidir Qué es mejor para ti—

Sólo escucha tu propia voz, La voz del Alma, que habla desde dentro”

Shel Silverstein

Las mejores maneras que tengo para sintonizar mi intuición son la meditación en quietud, los paseos por el bosque (post sobre caminar descalza aquí), el yoga nidra (post), acariciar a mis animalitos (en mi instagram) y seguir los susurros de mi corazón. Comer una dieta limpia y saludable con muchas frutas y verduras también ayuda mucho a despejar mi mente y tener más claridad mental, así como la practica de yoga físico me ayuda a deshacerme de toxinas psico-físicas y purificar los canales energéticos. Y lo más importante cuando se trata de explorar mi intuición; estoy atenta, observo, confío y dejo espacio para que aflore, sabiendo que mi intuición puede llevarme a lugares que ni siquiera podría soñar.

Dicen los yoguis que la intuición es la lucidez que el corazón conoce y la mente ignora. Esto se ha hecho patente en estudios científicos como por ejemplo los realizados por el Dr. Rollin McCraty, Director del Instituto de Investigación HeartMath, y sus colaboradores. Estos investigadores han demostrado que el cuerpo es un campo magnético cuyo centro principal no es el cerebro, como hasta hace poco se creía, sino el corazón. Éste, de hecho, constituye un centro energético, con su propia memoria a corto y largo plazo, que, al igual que el cerebro, está permanentemente conectado a un campo universal de información. Sorprendentemente, el corazón recibe esa información y sabe las cosas mucho antes que el cerebro. Ello explica que a las intuiciones se las llame “corazonadas” y no “cerebradas” 🙂

Cuando cambias el modo de ver las cosas, las cosas que ves cambian. Ten paciencia con todo aquello que no se ha resuelto en tu corazón, a veces las respuestas vienen solas por caminos más emocionales e intuitivos y lo que verdaderamente nos enseña, es el sentir, el experimentar.

Sólo en esa experiencia, en vivir, sentir y aceptar, podrán aparecer las enseñanzas, las respuestas, en el momento en el que estemos preparadas para encontrarnos con ellas. Es parte de la magia del yoga, confía en que las respuestas irán apareciendo a medida que puedas descubrirlas.

La intuición, tu voz que habla desde el interior, está ausente de juicio. Es la guía del alma, que surge espontáneamente durante esos momentos en que la mente se encuentra calmada. Activar la intuición o nuestra voz interior nos hace estar alertas de esas otras voces de la mente (ego) que nos atormenta. Al desarrollar la intuición podemos identificarlas y separarnos de ellas con la divina facultad del discernimiento (viveka) que existe en tu interior.

En la tradición del yoga, la diosa Saraswati encarna la esencia de la intuición, la creatividad y la sabiduría. Ella enseña a escuchar dentro y confiar en tu intuición; enseña a distinguir entre la voz interior y los temores inconscientes y engaños de una mente delirante. Esa poderosa combinación de intuición con discernimiento podemos cultivarla conscientemente con las prácticas de yoga.

Todo el mundo tiene sentimientos fuertes, y es un desafío a confiar en su más profundo saber, aún cuando no tiene sentido para la mente lógica. Cuando en el silencio conectamos con nuestro interior, a veces captamos algo inmóvil e inmutable, algo que percibimos vagamente o imaginamos que somos, más allá de todo cambio, formación y acción. Los antiguos Vedas captaron este mensaje de la Intuición y lo formularon en las tres grandes declaraciones de los Upanishads: “Yo soy El”, “Tú eres Eso”, “Todo esto es el Brahman; este Ser es el Brahman”.

El nivel superior de la intuición es un método de Conocimiento vedantico: sruti, inspirada revelación, Conocimiento profundo, directo e intuitivo.

La intuición es nuestra primera maestra. Desde hace siglos trae al hombre esos brillantes mensajes de lo Desconocido que son el principio de su conocimiento superior. La Intuición nos da la idea de algo detrás y más allá de todo lo que conocemos y que en realidad nos atrae más que todo lo supuestamente racional, pues la intuición es tan fuerte como la naturaleza misma y no se preocupa por las contradicciones de la razón o las negaciones de la experiencia. Sabe que es porque Es, porque ella misma es de eso, ha venido de eso y el razonamiento lógico no puede ser su juez.

La intuición trabaja por detrás del velo de la superficie y es sólo percibida por los instrumentos que son capaces de asimilar plenamente sus mensajes. Es el buddhi purificado, el buddhi sattvico el instrumento y asiento de la sabiduría. El intelecto trascendente que permite la “visión de las esencias”, reconocedor, discriminador, Inteligencia intuitiva.

En  otro post explicaba un poco cómo hablo con mi buddhi durante la meditación cuando necesito una respuesta. Otras veces le pregunto al Universo/Dios y dejo mi preocupación en sus manos ya que en las mías pesa más y no tiene ningún sentido sostenerlas.

Como dice el maestro espiritual Osho, nadie tiene que enseñarte la intuición: viene de dentro, crece en ti, es un florecimiento del ser. Es una cualidad de la consciencia y somos esa Consciencia, así que todas las personas podemos tener esa visión interna en un estado sin pensamientos; vemos cuando no hay pensamientos, cuando la mente está vacía. Una mente vacía es pura presencia y todo es posible en esa presencia pura, porque toda la existencia procede de ahí.

Sin embargo vivimos tan deprisa y tan distraídas que poco espacio tiene la voz del alma en nuestras vidas. Cuando olvidamos lo esencial nos identificamos únicamente con los pensamientos y emociones de nuestra superficie, acumulamos heridas, estamos como desenfocadas… y debilitamos nuestro poder personal!

Para mi es importante permitirme el silencio y la quietud necesarias para escuchar mi propia voz, mi intuición y la fortalezco siguiéndola. La existencia es pura inteligencia intuitiva. En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto. Reconozco que cada célula de mi cuerpo contiene inteligencia divina.

El próximo viernes subiré un artículo práctico sobre cómo trabajar la intuición (ya está aquí). Suscríbete para no perderte ninguna publicación y acceder al contenido que sólo comparto con mis suscriptores. Cero spam, simplemente no es yóguico 🙂

¡Feliz e intuitivo día!

Love,

Kalyana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario